Qué es una cláusula tácita o derecho adquirido.

En las relaciones que se dan en el contexto laboral existen situaciones que se van dando de manera gradual y natural que no están escrituradas en el contrato de trabajo, pero que si cumplen los siguientes requisitos: a) Reiteración en el tiempo de una determinada práctica de trabajo que otorgue, modifique o extinga algún beneficio, regalía o derecho de la relación laboral. b) Voluntad de las partes, esto es, del comportamiento de las partes deben desprenderse inequívocamente que éstas tenían un conocimiento cabal de la modificación del contrato que se estaba produciendo, así como de haber prestado su consentimiento tácito a la modificación del mismo. c) Esta modificación no puede referirse a materias de orden público ni tratarse de los casos en que el legislador ha exigido que las modificaciones al contrato se estipulen de manera expresa. Se entienden parte integrante de éste y es lo que se conoce como cláusula tácita o derecho adquirido

El consenso exigido basta que sea tácito, es decir, las partes consienten en la reiteración de la actividad al no oponerse a ella. Por ejemplo, un trabajador por contrato de trabajo tiene su horario de entrada a las 9:00a.m., pero durante 3 meses ha llegado a las 9:30 a.m. sin que el empleador, quien está consciente de este hecho, haya realizado objeción alguna a este respecto, puede considerar que su horario de entrada es a las 9:30 a.m. Lo mismo ocurre con pagos que se hayan realizado de forma regular que no eran parte del acuerdo remuneracional.

Por esto es muy importante estar atento a situaciones de hecho que se prolonguen en el tiempo, porque podrían constituir un derecho adquirido con el cual deberemos cumplir como con cualquier otra cláusula del contrato y en la siguiente actualización, debería ser parte integrante de éste.

Masiel Gálvez O.
Abogado Laboralista en GB Abogados.