La pena de muerte no se puede justificar bajo ninguna circunstancia. No tiene ningún fundamento político-criminal defendible. Ni preventivo general, tampoco preventivo especial. Si se revisan las estadísticas internacionales, en los países donde se encuentra vigente no ha disminuido la criminalidad. Incluso ha aumentado. Por ejemplo, en varios estados de Estados Unidos. La pena de muerte se encuentra vigente en Chile en tiempos de guerra. En tiempos de paz, no. Para hacerlo, debemos retirarnos del Pacto de San José. Y de hacerlo, eso implicaría una situación gravísima: dejaríamos de tener un serio respaldo internacional para proteger los derechos humanos de todos los chilenos.

Una aclaración importante sobre la propuesta de Ley “Sophia”: El presidio perpetuo dura para siempre. La diferencia entre el presidio perpetuo simple y calificado es la siguiente: en el caso del simple, se puede solicitar la libertad condicional a los 20 años. En el otro caso, a los 40. Eso no significa que lo vayan a conceder. Hay que cumplir con los requisitos que exige el DL 321 de 1925.

Prof. Dr Gustavo Balmaceda Hoyos